Evolución en las técnicas de impresión

Evolución en las técnicas de impresión

La evolución en las técnicas de impresión nos ha traído grandes ventajas, como el hecho de permitirnos preservar el conocimiento y difundirlo. 

El sistema de impresión tiene una larga trayectoria que inició en China en el siglo II d.C. En ese entonces influyó notablemente la divulgación de la religión budista y la creación del papel en el año 105 d.C., que sustituyó al papiro y al pergamino por su bajo coste y resistencia.

Otra de las técnicas más antiguas es la Xilografía (siglo V), una disciplina artística que se realizaba de forma manual a través de una plancha de madera modelada con un cincel, en la que se representaba el relieve a reproducir. 

Pero, sin duda, el acontecimiento que marca un antes y un después en la historia es el invento del sistema tipográfico de Gutenberg. 

Johannes Gutenberg fue el creador de la prensa de imprenta con tipos móviles, compuestos por tres metales: plomo, antimonio y estaño. Lo que consiguió fue la mecanización del proceso de impresión, que permitió la difusión del conocimiento de una forma más rápida. También fue positivo en el sentido de que abarató los costes de impresión y aumentó la tirada. El primer libro impreso en occidente a través de este método fue el Misal de Constanza entre 1449 y 1450; aunque su obra más conocida es La biblia de las 42 líneas o también conocida como La Biblia de Gutenberg. 

Posteriormente, en el siglo XIX se producen más avances por la necesidad incrementar la rapidez de la impresión y reducir los costes. Se dieron cambios sucesivos que iniciaron con la prensa a base de vapor, seguida por la prensa de cilindro, la rotativa, la prensa de doble impresión y, a finales de siglo, aparece la rotativa continua. 

El siglo XX trae nuevas técnicas, en orden de aparición tenemos: la litografía (1796-1798), la litografía offset (1904), la flexografía (1905), la serigrafía (1940) y la fotolitografía o fotocomposición (1946), que consistió en la fusión de las tecnologías de imagen y texto. 

En 1971 Xerox Corporation desarrolla la impresora láser que permite imprimir alrededor de veinte mil líneas por minuto; un récord hasta entonces. Sin embargo, los primeros aparatos eran demasiado grandes, caros y complejos, por lo que casi no llegaban al público. Poco a poco fueron surgiendo modelos más sencillos como el que fabricó Canon en 1982. Su gran difusión llegó a principios de los noventa con los equipos de inyección de tinta, agujas y sublimación. 

En los últimos años hemos visto la expansión de la impresora 3D, que, aunque nació en 1983, no logró su auge hasta ahora debido, principalmente, a su elevado precio. En la actualidad, está siendo utilizada en diversas disciplinas como la arquitectura, la medicina, la arqueología, entre otros. 

La evolución en las técnicas de impresión ha sido posible gracias al desarrollo de la tecnología, que no solo nos permite imprimir en papel, sino también en otras superficies y materiales como la tela.

Autor: Impresión Dos54